Página 1 de 1

Siento no acompañaros en las carreras

NotaPublicado: 21 Dic 2019 23:36
por pedro
En unos minutos cumplo 46 años, en otra situación ahora estaría preparando alguna cámara de fotos con las tarjetas de memoria y las baterías para acudir mañana casi sin dormir al Ciclocross de Aiara en Álava y fotografiar a todos los participantes de las diferentes categorías, además de intentar grabar algunos vídeos. Sin embargo no le puedo dedicar la misma intensidad y seguimiento. En la presente temporada únicamente estuve en Orduña y Llodio. La campaña anterior había ido a menos pruebas de lo que solía ser habitual en mí. El no tener un contrato de trabajo desde 2011, además de mis circunstancias personales, han supuesto que en los dos últimos años haya tenido que ayudar en Bilbao de forma importante a mi padre, debido a lo que dejó acumulado y abandonado un hermano suyo por enfermedad y fallecimiento. Entre otras complicaciones, uno de los pocos y serviciales colaboradores con los que llegamos a contar se enfermó gravemente a final de mayo de 2018 y moría en julio de este 2019. Marido de una hermana de mi padre.

Durante un tiempo el revisar y retirar miles de kilos de metales, máquinas, papel, cartón, cristal, calzado, ropa etc... lo compaginé con mi labor de delegado de la Federación Vizcaína de Ciclismo. Mi ocupación en el deporte del pedal la dejé en el mes de junio. Vivía demasiado sometido, sin tiempo para hacer lo que me gusta y soportando numerosas calamidades en ambos desempeños. Admirable también el esfuerzo de mi padre y su ingenio para mover máquinas muy pesadas y voluminosas e incluso romperlas sin los medios más apropiados y a falta de electricidad. Aunque él no tiene mi paciencia y nuestros criterios para algunas cosas son muy diferentes. El pasado 29 de noviembre pasamos cerca de diez horas de pie él y yo, para contribuir a que dos trabajadores de una chatarrería llenasen un camión por la mañana y otro por la tarde con diferentes máquinas y varillas y tubos de aluminio, acero inoxidable, cobre, hierro y latón. Algún curioso se asomaba, hubo un hombre que al ver las de imprenta dijo que él había pintado alguna hacía más de treinta años y le llamó la atención un torno revólver de la marca Herbert Gumuzio. Había también un motor Pegaso, antiguas fresadoras, un cepillo Sacia que se hizo en Plasencia de las Armas "Soraluze", un pantógrafo Premeta, algún taladro de columna. El más moderno gracias a mis
gestiones se pudo vender a un particular días antes. Una de las máquinas, las personas que la han visto en 2018 y 2019 ni sabían lo que era. Al menos se llevaron 13.000 kilos, fue espectacular, pero queda tarea por hacer allí, también en otra lonja cercana y en Burgos.

Siento no acompañaros en las competiciones y haber tenido que dejar sin publicar muchas felicitaciones de cumpleaños. Doy las gracias a aquellas personas que se acuerdan bien de mí y me muestran su afecto de diferentes formas. Tocan mi fibra sensible, no puedo mencionar ahora a todas, por citar algunas, a Miguel Bernardo Argüelles, Mari Carmen Batiz que siempre se preocupa por mí, al igual que Ignacio Salmón, la milagrosa aparición de Joseba Gurutze Gabiña en la penúltima etapa de la Emakumeen Bira que me hizo un gran favor. A Juan Jesús Trespalacios que hasta quiso pagar la reparación del parachoques que se dañó el 7 de enero cuando con urgencia me pedían acudir a entregar a Bilbao las licencias de ciclistas vizcaínos, las que no se habían utilizado en Ormaiztegi. Me costó meses poder conseguir ese elemento para el vehículo de mis padres, casi nueve, cerca de Santander lo encontró el entrañable Manuel Gutiérrez Bermejo. Y qué coincidencias, tras el impacto del autobús me enfermé de un fuerte resfriado que hasta me costaba estar de pie y andar, y cuando el 30 de septiembre fuimos a buscar el parachoques me resfrié nuevamente. Al perro flaco todo le son pulgas. Tampoco quiero olvidarme de lo eficaz que fue Íñigo Larrucea para aportar los medios que faltaban en las citas de cadetes y juveniles de Amorebieta el 6 abril. A todos los que me siguen en facebook y en rlibe.com, el abrazo con el que me recibía el 21 de septiembre en Trápaga Manuel González Trueba en la cita de ciclismo adaptado y hoy mismo el amigo Raúl Linaje que me ha puesto una batería nueva en mi coche que me es muy necesario su uso.